Reflexiones tras el eforum de Tarragona 2021

eforum le meridien Ra Beach

Durante dos días frenéticos entre ponencias mesas redondas y reuniones 1 a 1 con proveedores de soluciones para los negocios digitales puedo hacer algunas reflexiones en voz alta.

  • Los ecommerce de España tienen en general un problema con sus procesos, tecnologías y profesionalización de un sector que por causa del covid 19 tuvo que acelerar un proceso en pocos meses que hubiera llevado años.

  • El software “libre” y a medida forman parte de la mayoría de las empresas, prestashop, woocommerce, oscommerce, zoho, odoo, wordpress forman parte de un ecosistema que las plataformas privativas , shopify, vnext, wix, intentan conquistar sin demasiado éxito, el origen anglosajón y las diferencias con nuestros usos y costumbres empresariales son la principal barrera de entrada.

  • Los grandes ganadores del sistema son claramente tres empresas de EEUU, Alphabet (alias Google), Amazon Web services, Facebook. Juntos controlan en las distintas fases de los negocios online todo el mercado de una forma u otra, publicidad, servicios de cloud, etc…

  • Las regulaciones de la unión europea y los distintos estados en pos de la privacidad empujan a un modelo en el que esos mismos grandes actores pretenden controlar por diferentes propuestas nuestra “identidad digital anónima”. 

  • La pérdida de las cookies de tercera parte solo menoscaba la competencia de las plataformas de publicidad que no pertenecen a esas grandes compañías.

  • Los ecommerce en particular tienen una gran cantidad de datos propios que son incapaces de explotar por falta de talento digital en el ámbito del big data y del marketing automation. Una pequeña tienda online no puede pagar los costes de un equipo o los precios de una agencia especializada en ello.

  • La formación interna de los equipos es una asignatura pendiente en casi todas las empresas, ni una sola empresa de formación participó en el evento. Saben que no es una prioridad de las compañías y se han enfocado a captar al trabajador que ve la formación como una palanca para ascender de nivel dentro o fuera de su empresa.

  • El sector adolece de los mismos problemas, vicios y costumbres de todo el tejido productivo del país, pequeñas pymes y micropymes, emprendedores, autoempleados por falta de oportunidades y una escasa competitividad fuera del país, incluso dentro del país.

  • Una gran cantidad de webs no cumplen con las leyes de protección de datos o la de los servicios de la sociedad de la información. Formularios de cookies incompletos, datos de la empresa ausentes, procesos de baja de servicios o newsletters complejos y llenos de “patrones oscuros” son una tónica que podemos ver a diario.

  • Agencias de “marketing digital” que no lo son, con una gran cantidad de intrusos que no tienen la decencia de al menos haber trabajo un par de meses en una empresa del sector montan verdaderos chiringuitos en los que seguro que aprenderán a costa de los fondos de sus clientes. Hace años el que no sabía hacer otra cosa se hacía comercial o se iba a la obra, ahora monta una agencia de marketing digital.

En fin, un panorama poco halagüeño para el sector, dominado por el gran hermano Amazon al que algunos crecen a su sombra y otros languidecen.

Pero me encanto porque conocí verdaderos luchadores, mujeres y hombres que se levantan todos los días y pelean con los recursos y conocimientos que tienen para crecer y sostener a sus plantillas. 

Como los de la empresa de juguetes Drim que montaron su propio almacén logístico aunque las cifras les decían que no, en un pequeño pueblo y dan trabajo a decenas de mujeres del pueblo con horarios que les permiten conciliar su vida personal y dar el mejor servicio a sus clientes del online y sus tiendas.

O a Amantis, del sector de juguetes para adultos, que pelean todos los días por tener sus tiendas físicas abiertas y luchando en el online contra los dropshippers lowcost, creando productos propios, dando un servicio excepcional.

Los amigos de la vaca, Ale Hop, alicantinos de pro, que no han abandonado su tierra y han sacado la venta online para un concepto de tienda experiencial en tiempo record.

Francis de Wonders, zapateros de toda la vida, siguen fabricando en Elche, manteniendo el equilibrio entre los canales online y offline distribuyendo su calzado de forma directa a todo el mundo.

Etnia, una antigua compañera de Dorsia, que montó una empresa con 77 tiendas físicas dentro de los centros de El Corte Inglés y presencia en 4 países, además de su tienda online que tiene un diseño increíble.

Estos son solo algunos de los monstruos empresariales con los que pude compartir esos dos días de actividad, dándoles la murga con la importancia de las cookies y la explotación de los datos en una mesa redonda a la que la organización me invitó a participar.

Y si la mitad de los empresarios del online son como ellos, por muchos problemas que nos pongan por delante vamos a conseguir lo que nos propongamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.